Trucos para limpiar suelos laminados

Elena

Updated on:

Cuando se trata de mantener nuestro hogar impecable, la limpieza del suelo laminado puede presentar ciertas dudas sobre el método y productos adecuados para no dañar esta superficie. Si te has encontrado buscando la forma correcta de limpiar tu suelo laminado sin encontrar una guía clara, este artículo está diseñado para ofrecerte una solución detallada. A continuación, te proporcionaré una serie de consejos y pasos para que puedas limpiar tu suelo laminado de manera efectiva sin comprometer su durabilidad y apariencia.

Frecuencia y Técnica de Limpieza

como-limpiar-tarima

Limpiar tu suelo laminado más de dos veces por semana con agua puede ser contraproducente debido a la humedad. Es recomendable hacerlo una o dos veces en semana para evitar que el agua se filtre por las ranuras y dañe la superficie.

El uso adecuado de la mopa

Trucos-para-limpiar-suelos-laminados

Para el día a día, una mopa puede ser tu mejor aliada. En lugar de usar agua, puedes utilizar recambios atrapa polvo o una toallita desechable para eliminar el polvo y la suciedad superficial. También puedes aplicar un limpiador multiusos desinfectante adecuado para suelos laminados, pulverizándolo sobre la mopa y pasándola suavemente por el suelo.

Selección de Productos de Limpieza

Frecuencia-y-Técnica-de-Limpieza

Es esencial elegir los productos correctos para no dañar el suelo laminado. Se desaconseja el uso de lejía, ya que puede alterar el color y la textura de la madera.

Productos recomendados

Selección-de-Productos-de-Limpieza

  • Limpiador de madera: Este producto cuida las superficies de madera y puede ser una opción económica comparada con soluciones específicas para suelos laminados.
  • Vinagre de limpieza: Añadir un poco de vinagre puede ser beneficioso por sus propiedades desinfectantes, sin olvidar que aporta un extra de limpieza.

Proceso de Limpieza Paso a Paso

Para una limpieza efectiva sin dejar marcas, sigue estos pasos:

Preparación de la mezcla de limpieza

Llena un cubo con agua caliente, ya que ayuda a reducir las marcas de agua. A continuación, agrega dos tapones de limpiador de madera y un chorro de vinagre de limpieza.

Fregar con la fregona

Sumerge la fregona en la mezcla y escúrrela bien hasta que esté prácticamente seca. Fregar con la fregona demasiado mojada es un error común que hay que evitar. Luego procede a pasar la fregona por el suelo, insistiendo suavemente en las manchas más difíciles.

Resultados y Consejos Finales

Tras fregar y dejar secar el suelo, podrás apreciar cómo recupera su brillo sin dejar rayones visibles. Es importante utilizar una fregona que esté dedicada exclusivamente para el suelo laminado, evitando así la transferencia de suciedad o productos inadecuados de otras áreas de la casa.

Espero que estos consejos te sean de utilidad para mantener tu suelo laminado en perfectas condiciones y prolongar su vida útil. No dudes en compartir tu experiencia y resultados tras aplicar estas recomendaciones.

Deja un comentario